Discman en gravedad zero=giroscópio

Un giróscopo es un objeto con una masa que gira en su interior. Su principal peculiaridad es que, por “culpa” de la conservación del momento angular, se resiste a cambiar el plano en el que se encuentra girando. En la ISS (Estación Espacial Internacional) se dedican a hacer, entre otros experimentos importantísimos, algunas demostraciones de física básica que son muy de agradecer.

Puede verse en el vídeo cómo al principio hay una clara diferencia entre un discman con el CD girando dentro (al darle un toque oscila pero no gira desaforadamente) y otro discman apagado, que al darle un toque gira sin fin. Al unir dos o más giróscopos obtenemos un sistema de estabilización. Fíjense en que el conjunto es muy estable a pesar de la poca masa que tiene un CD comparada con la del discman completo.

Además de servir para actuar sobre la estabilidad de un sistema, los giróscopos también sirven para medir nuestra posición. Algunos barcos llevan una brújula giroscópica, que consiste en un disco girando. Aunque vire el barco, el disco mantiene su plano de giro, apuntando siempre al sitio que le hayamos definido (suele ser el norte).

Este efecto giroscópico es el responsable de que sea mucho más fácil mantener el equilibrio en una bici en marcha que en otra parada, por ejemplo. Las ruedas que giran “intentan” mantener su plano de giro, estabilizando la bicicleta en marcha.

(vía CPI)

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: